INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

TRATAMIENTO DE FERTILIDAD DE BAJA COMPLEJIDAD: INSEMINACIÓN INTRAUTERINA

La inseminación es una técnica de reproducción que consiste en la introducción de una muestra de semen, previamente procesada en el laboratorio, en el útero de la mujer de forma artificial con el fin de optimizar la llegada de los espermatozoides al óvulo, y en el mejor de los casos producirse la fecundación.

Mediante un procedimiento sencillo, sin entrada al quirófano, ni anestesia ni sedación, puede lograrse el embarazo si se cumplen algunos requisitos:

  • Mujer con reserva ovárica normal y con ovulación demostrada de forma natural o inducida mediante medicación. Tener en cuenta que superados los 37 años la reserva ovárica disminuye progresivamente y las tasas de embarazo descienden en correlación con la edad.
  • Trompas de Falopio permeables, que permitan la llegada de los espermatozoides al ovulo.
  • Presentar una cavidad uterina apta para el embarazo.
  • Semen de la pareja de buena calidad, teniendo en cuenta cantidad de espermatozoides, el porcentaje de ellos que son móviles y la morfología de los mismos, entre otras variables.
  • Se puede utilizar semen de donante, en caso de mujeres que tienen deseo de ser madre sin pareja o presentan pareja del mismo sexo, o en el caso de que la pareja tenga alteraciones importantes en la calidad seminal, así como otros problemas derivados de enfermedades infecciosas o genéticas.

Requisitos para realizar una inseminación intrauterina

¿Cómo se realiza la inseminación artificial?

La mujer que se somete a una inseminación artificial sigue el siguiente proceso, aunque pueden existir peculiaridades en cada caso:

  1. Si bien se podría hacer la inseminación en un ciclo natural de la mujer, lo que se intenta es monitorizar una ovulación controlada a base de administración de medicación por vía oral y en algunos casos por vía subcutánea para estimular idealmente el crecimiento de un folículo en el ovario.
  2. Se realizan 2 a 3 ecografías transvaginales en un período de  10-12 días hasta lograr una respuesta ovárica adecuada.
  3. Se provoca la ovulación mediante la administración subcutánea de una hormona (Gonadotrofina coriónica humana -HCG) cuando comprobamos mediante ecografía que el tamaño del folículo ha alcanzado una medida adecuada.
  4. Se cita a la paciente un día y hora concreta para la realización de la Inseminación Artificial.
    En el caso de utilización de semen de la pareja: se obtiene una muestra que en el laboratorio se procesará para optimizar su calidad.
    En el caso de utilizar semen de donante: se descongela la muestra seleccionada para la paciente atendiendo al grupo sanguíneo, Rh y características físicas y origen étnico de los padres.
  5. Se carga la cánula con la muestra del esperma, previamente procesada, y se introduce en el útero de la paciente.

El procedimiento se realiza en consultorio y no requiere ni sedación ni quirófano. Además es indoloro. Después de un período breve de reposo, la mujer puede seguir con su vida normal.

A los 14 días de haber realizado el procedimiento se realiza un análisis de sangre para evaluar si se ha conseguido el embarazo.

Share this post