Aprendiendo sobre la Hipertensión Pulmonar

Aprendiendo sobre la Hipertensión Pulmonar

La hipertensión pulmonar (HTP) es la elevación anormal de las presiones dentro del pulmón secundaria a diferentes tipos de enfermedades que conlleva paulatinamente a la insuficiencia cardiaca a predominio del corazón derecho. También produce deterioro severo de la capacidad al ejercicio y gran cantidad de retención de líquido y edema en los estados avanzados. Las causas que la producen son diversas. En algunos casos no puede descubrirse la causa de la misma y se denominan “idiopáticas”. En otros casos puede producirse en forma secundaria a trastornos del pulmón, corazón, sangre o enfermedades sistémicas (ej.: enfermedades del colágeno) o haberse transmitido en forma hereditaria. También existen casos de HTP secundario a ingestas de diferentes drogas.

Los síntomas pueden estar ausentes al inicio de la enfermedad y sólo relacionarse con la patología de base. La falta de aire, las palpitaciones o el dolor de pecho pueden estar presentes. Pero en estados avanzados, lo más frecuente es la presencia de gran congestión (retención de líquido) que puede alojarse en el hígado, abdomen o miembros inferiores.

En el caso de HTP los síntomas que pueden sumarse son:

  • Palpitaciones
  • Aparición de falta de aire súbito
  • Mareos o sensación de vértigo
  • Dolor de pecho
  • Aparición de hinchazón en piernas o abdomen reciente

Entre las causas que podemos mencionar, se encuentran: la HTP idiopática (no se conoce su origen), la familiar (hereditaria), la asociada a enfermedades reumatológicas, SIDA y enfermedades de los vasos pulmonares (arterias y venas). Pero la HTP también puede aparecer como consecuencia de enfermedades del pulmón (EPOC) o del corazón (problemas valvulares o cardiopatías congénitas). Finalmente, existen enfermedades de la sangre entre las que se encuentran aquellas productoras de trombos, que pueden desembocar en HTP.

Existen algunos estudios imprescindibles para diagnosticar la HTP y otros que nos permitirán buscar la enfermedad que la ha producido y los eventuales tratamientos, entre ellos podremos mencionar:

  • Análisis de sangre
  • Radiografía (Rx) de tórax
  • Electrocardiograma (ECG)
  • Ecocardiograma Transtotacico 2D Doppler Color

(comúnmente conocido como eco-doppler) y/o Transesofágico (ETE) con su médico.

  • Una vez diagnosticada las presiones elevadas en los vasos del pulmón a través de un ecocardiograma se deberá confirmar mediante un cateterismo derecho (colocación de un catéter por una vena del cuello o del b r a z o hasta una arteria del pulmón) . Puede leer en sección aparte sobre: El día del cateterismo derecho.
  • Test de la Caminata de los 6 minutos / Ergometría con Consumo de Oxígeno pico
  • Tomografía Axial Computada con contraste de pulmón
  • Centellografía Ventilación/Perfusión de pulmón
  • Estudios de sangre para descartar enfermedades reumatológicas
  • Estudios de sangre para descartar diferentes enfermedades virales

El tratamiento dependerá de la causa que la ha producido. La evolución puede predecirse según algunos estudios que su médico deberá solicitar para saber si su presión pulmonar elevada es capaz de descender con ciertas y determinadas drogas. Las estrategias para el manejo de esta patología son muchas. Desde drogas llamadas “bloqueantes de los canales del calcio”, el sildenafil, anticoagulantes y nuevas opciones como los bloqueantes de los receptores de las endotelinas que se administran por vía oral y las prostaciclinas que pueden administrarse en nebulización o en forma subcutánea o endovenosa.

La medicación varía de acuerdo a cada persona. Su médico trabajará para encontrar la mejor medicación que alivie sus síntomas y mejore su calidad de vida.

  • Conozca los nombres de sus medicamentos y cómo actúan. Sepa los nombres, principio activo, dosis y efectos colaterales de sus medicamentos. Siempre lleve con usted una lista de sus medica- mentos.
  • Tome sus medicamentos según el esquema a la misma hora todos los días. No deje de tomar su medicación a menos que lo haya hablado previamente
  • Mantenga una rutina en la toma de medicamentos. Tome una caja para píldoras con los días de la semana. Llene la caja al comienzo de la semana para facilitarle recordar su toma.
  • Mantenga su calendario de medicamentos y anote cada vez que tome una dosis. La prescripción le dirá cuánto tomar en cada dosis, pero su médico le puede cambiar esta dosis, de manera periódica, dependiendo de la respuesta a la medicación.
  • No disminuya la dosis de sus medicamentos para ahorrar dinero. Usted debe tomar la cantidad total para recibir los beneficios totales. Hable con el médico acerca de maneras de reducir el costo de sus medica- mentos.
  • No tome ninguna droga de venta libre o terapias de hierbas, antes de preguntarle a su médico. Algunas drogas tales como antiácidos, substitutos de la sal, antihistamínicos y agentes antiinflama- torios no esteroides pueden empeorar los síntomas de insuficiencia cardíaca.
  • Si se olvidó de tomar una dosis, tómela tan pronto como lo recuerde. Sin embargo, si es casi la hora de la siguiente dosis, deje pasar la dosis y continúe con el esquema regular. No tome dos dosis para compensar la dosis perdida.
  • Regularmente reponga su prescripción y hágale a su farmacéutico las preguntas que tenga sobre la reposición de su prescripción.
  • No espere a que el medicamento se haya terminando antes de reponer la prescripción. Si le resulta problemático llegarse hasta la farmacia o algún otro tipo de problema que le dificulte tomar su medicación, hágaselo saber a su médico.
  • Al viajar, mantenga la medicación con usted, de manera que la pueda tomar según el esquema indicado. En viajes más largos, lleve una provisión semanal extra y copias de su prescripción, en caso que deba reabastecerse.
  • Antes de una cirugía con anestesia general, incluyendo cirugía dental, informe al médico dentista cual es la medicación que está recibiendo.
  • Consulte con su médico si previo a su procedimiento quirúrgico o dental puede ser necesario el tratamiento con antibióticos.
  • Los medicamentos que relajan los vasos sanguíneos pueden causar mareos. Si usted se marea al pararse, o al salir de la cama, siéntese o acuéstese por unos minutos. Esto aumentará su presión arterial. Luego levántese más lentamente.
  • Los diuréticos incrementan la producción de orina. Si usted toma una sola dosis diaria, tómela por la mañana. Si toma dos dosis por día, tome la segunda al final de la tarde, así podrá dormir por la noche.
  • Los diuréticos pueden causar deshidratación (excesiva pérdida de agua). Los signos de deshidratación son: mareos, sed extrema, sequedad en la boca, menor caudal urinario, orina de color oscuro o constipación.
  • Si ocurrieran estos síntomas, NO asuma que necesita más líquidos. Consulte con su médico .

Importante: no espere a que sus síntomas se vuelvan severos y tenga que necesitar tratamiento de emergencia

La disminución de la cantidad total de sodio (Na) que se consume a 2000 miligramos (mg) o 2 gramos (g) o menos por día, ingiriendo alimentos altos en fibra y potasio, limitando el total de calorías diarias para perder peso si fuera necesario y limitando los alimentos que contienen azúcar refinada, grasas saturadas y colesterol. • Tomando medicación prescripta por su médico.

Monitoreo de su peso (pesándose todos los días y registrando su peso) preferentemente al levantarse y con ropa interior; incrementando su nivel de actividad (según las recomendaciones de su médico), descansando más a menudo, planeando sus actividades, perdiendo peso si tiene sobrepeso y evitando o reduciendo la ingesta de alcohol.

  • Use ingredientes frescos y/o sin sal agregada.
  • Para las recetas favoritas, puede necesitar usar otros ingredientes y suprimir o reducir la sal agregada. La sal puede ser suprimida de cualquier receta salvo aquellas que contienen levadura.
  • Pruebe hacer las marinadas de carne con jugo de naranja o jugo de ananá.
  • Evite la comida semi-preparada tal como sopas enlatadas, fiambres, verduras, mezclas para pastas y arroz, comidas congeladas, cereales instantáneos , budines y mezclas para salsas.
  • Chequee la etiqueta de Información Nutricional en el paquete por el contenido de sodio.
  • Use vegetales frescos, congelados, sin sal agregada o vegetales enlatados que hayan sido enjuagados antes de ser preparados.
  • Evite aderezos mixtos y mezclas de especies que incluyan sal, tales como sal de ajo.

Como evitar el sodio al cenar en un restaurante

Entradas

  • Elija verduras o frutas frescas.
  • Evite sopas y caldos
  • Mantenga alejado el pan y los pancitos con costritas mantecosas saladas.

Ensaladas

  • Elija frutas y verduras frescas.
  • Evite pickles, verduras enlatadas o marinadas, carnes curadas, croutons sazonados, quesos, semillas saladas.
  • Pida aderezos para ensalada, como acompañamiento y use pequeñas cantidades.

Platos principales

  • Elija vegetales, papas y fideos al natural.
  • Pregunte sobre opciones bajas en sodio y cómo el alimento fue preparado.
  • Pida que el alimento sea cocido SIN sal o glutamato de sodio.
  • Evite restaurantes que no permitan preparaciones especiales (como tenedores libres, minutas o cadenas de comida rápida).
  • Evite preparaciones “a la cacerola”, platos combinados y salsas.
  • En restaurantes de comida rápida, elija las entradas de ensaladas o que no sean fritas y no “a la milanesa” (como puede ser papa al horno), evite las salsas especiales, condimentos y quesos. Evite condimentos salados y guarniciones, tales como aceitunas y pickles. Postres .

• Elija frutas frescas, helados, sorbetes, gelatinas y tortas secas

La insuficiencia cardíaca y la hipertensión pulmonar presentan, entre sus complicaciones más comunes la aparición de infecciones pulmonares. Por ello es necesario vacunarse contra el neumococo y contra la gripe. Vaya a sección de Vacunas recomendadas

Se recomienda usar siempre oxígeno suplementario (una máscara con oxígeno que aporta un equipo transportable). El ajuste del equipo deberá ser indicado y monitoreado por su médico especialista. Con una adecuada utilización del mismo podemos mantener la oxigenación en niveles similares a aquellos que presentamos a nivel del mar. Sexo Tenga una cariñosa relación sexual con su pareja. La hipertensión puede afectar todos los aspectos de su vida, incluyendo tener la energía, el deseo o la habilidad para participar de una relación sexual. Piense que una relación sexual tiene dos aspectos: uno físico y uno emocional:

  • Hable francamente con su pareja
  • Encuentre diferentes maneras de mostrar cariño
  • Tenga sexo cuando esté descansado y físicamente confortable.
  • Usted puede modificar sus prácticas sexuales para disminuir la energía requerida.
  • Su medicación puede afectar su excitación y su performance sex- ual. Hable con su médico acerca de sus preocupaciones.

La HTP es una condición muy mal tolerada en el embarazo y tras el parto. Pese a los avances en el tratamiento durante la última déca- da la mortalidad de la madre es tan alta que se debe contraindicar el embarazo. Los métodos anticonceptivos de indicación en la htp son las píldoras anticonceptivas con monodroga (progesterona) y los de “barrera” (profilácticos), Los DIU (dispositivos intrauterinos) no están aceptados por su riesgo en la colocación y probabilidad de producir infecciones. Si estuvieras embarazada es fundamental decírselo a tu médico para que tome las precauciones necesarias y realice los cambios necesa- rios en tu tratamiento.

Los pacientes que padecen IC o HTP deberán realizar, ante la posibilidad de una cirugía no cardiovascular, un control con su cardiólogo quien le realizará un “riesgo quirúrgico” que le permitirá al cirujano que lleve a cabo la intervención tomar los recaudos necesarios para disminuir el riesgo de cualquier complicación. Se cree que los paci- entes con HTP toleran mejor la anestesia epidural que la anestesia general.

Estos sentimientos no son buenos ni malos, simplemente se tienen. Pero también es cierto que un desequilibro en las emociones de inmediato se traduce en el cuerpo. La manera en que el paciente afronte la noticia y siga con su vida, tendrá un efecto enorme en su salud física y en el avance de la enfermedad. Por ello es necesario crear un marco de contención tanto para quien convive con la Hipertensión Pulmonar, como para quien o quienes formen parte de su entorno. Es aquí donde la asociación de pacientes juega un rol insustituible promoviendo la formación de grupos de apoyo y evitando así el aislamiento en el que muchas veces el paciente se encuentra sumergido. La intención del grupo de apoyo es que tanto el paciente como su familiar o cuidador puedan:

  • Interactuar con otros que están pasando por una situación semejante y comprendan desde ese lugar mucho mejor sus sentimientos.
  • Obtener mayor información sobre la enfermedad.
  • Incrementar el deseo de hablar acerca de las dificultades cotidianas, favoreciendo la reducción de la ansiedad, depresión y cualquier otro síntoma de estrés psicológico.
  • Desarrollar estrategias de afrontamiento eficaces y un “espíritu de lucha” positivo que le permita resolver mejor los problemas de la vida diaria.

Desde la Asociación Civil HI.PU.A. (Hipertensión Pulmonar en Argentina) siempre se afirma: “no vivas la enfermedad ni solo ni aislado. Por eso únete a nosotros”. Porque solo junto a otros se puede cambiar la manera de ver las cosas. Aceptar que usted tiene una condición médica seria y comenzar a hacer todo lo que pueda para ayudarse a mejorar, son pasos muy importantes a los fines de lograr una mejor calidad de vida. Permanezca informado, acepte lo que significa, par- ticipe de actividades junto a otros y aprenda a disfrutar y valorar de cada momento que la vida le brinda.

¿Como convivir con la hipertensión pulmonar en mi vida diaria?

¿Ahora que me siento mejor, ¿cuándo puedo volver a mis actividades regulares?

Usted puede retomar sus actividades regulares tan pronto como se sienta mejor, pero siguiendo los lineamientos de su médico. Aumente sus actividades lentamente y siempre escuche a su cuerpo para saber cuándo es momento de tomarse un descanso. ¿Cuándo puedo volver a trabajar? Si usted ha estado en el hospital por su insuficiencia cardíaca o hipertensión pulmonar, su médico le dirá cuándo puede volver a trabajar.

Su vuelta al trabajo dependerá de su salud general, síntomas y de su ritmo de recuperación.

Usted debería trabajar tanto como pueda. Si usted tiene un empleo que requiere mucho trabajo físico, puede que tenga que cambiar algunas actividades relacionadas a su empleo. Esto puede involucrar un re-entrenamiento o acomodarse a la dificultad. Hable con su médico sobre el tipo de trabajo que usted tiene. Este lo puede ayudar a decidir si su trabajo afectará la condición cardíaca y si necesita hacer cambios. En caso de verse obligado a modificar su trabajo pídale a su médico que le extienda un certificado con su capacidad máxima para realizar esfuerzos.

Planee periodos de descanso Esté seguro de tomarse suficiente descanso. Puede necesitar planear al menos un periodo de descanso por día. Cuando usted descanse, mantenga los pies elevados para ayudar a que disminuya la hinchazón. Evite tener días largos de trabajo. Descanse entre las distintas actividades del tiempo libre.

Conserve su energía El usar menos energía en las tareas diarias lo ayudará a tener más energía para hacer más actividades durante el día. Puede necesitar reducir algunas de las actividades o usar dispositivos o técnicas que le hagan ahorrar energía. Si las actividades del cuidado hogareño o del propio son demasiado cansadoras, hable con su médico. Acá hay algunos consejos para conservar la energía.

  • Simplifique sus tareas y póngase objetivos realistas. No piense que usted debe hacer las cosas de la misma forma en que siempre las ha hecho.
  • Planee sus actividades (tareas, ejercicio y recreación) con tiempo. No planifique demasiadas cosas para hacer en un día. Haga aquellas cosas que le demanden más energía cuando se sienta mejor.
  • Si es necesario descanse antes y después de las actividades.
  • Si se cansa durante una actividad, pare y descanse. Puede terminarla otro día o cuando se sienta menos cansado.
  • No planee actividades para inmediatamente después de una comida.
  • Duerma bien de noche. Cuídese de no tomar demasiadas siestas durante el día o no se podrá dormir a la noche.
  • Pida ayuda. Divida las tareas entre la familia y los amigos.
  • Si es necesario use dispositivos y herramientas que lo ayuden. Tales como: un andador, una silla para ducharse, un duchador de mano, una mesa de luz al lado de la cama o herramientas de man- go largo para vestirse (bastón vestidor, calzador de zapatos, acomodador de medias).
  • Use ropa con cierres y botones en la delantera para no tener que estirarse por la espalda. En los pacientes con HTP la ropa no debe ajustar.

 

  • Evite la actividad física extrema. No empuje, tire o levante objetos pesados (más de 5 kgrs) que requieran su esfuerzo.
  • Para otros consejos sobre cómo ahorrar energía, dígale a su médico que quisiera hablar con un terapeuta ocupacional o especialista en rehabilitación cardíaca.

Share this post